Lecturas Diarias de la Leccionario

Miércoles de la XXIX semana del Tiempo ordinario

Primera lectura Rom 6, 12-18 Hermanos: No dejen que el pecado domine su cuerpo mortal y los obligue a seguir sus malas inclinaciones; no pongan sus miembros al servicio del pecado, como instrumentos de maldad. Por el contrario, pónganse al servicio de Dios, puesto que habiendo estado muertos, él les ha dado la vida; pongan también sus miembros a su servicio, como instrumentos de santidad. El pecado ya no volverá a dominarlos, pues no viven ustedes bajo el régimen de la ley, sino bajo el régimen de la gracia.¿Podemos entonces pecar, puesto que ya no vivimos bajo el régimen de la ley, sino bajo el régimen de la gracia? De ningún modo. ¿Acaso no saben ustedes que al someterse a alguien para obedecerlo como esclavos, se hacen sus esclavos? Si ustedes son esclavos del pecado, es para su propia muerte; si son esclavos de la obediencia a Dios, es para su santificación.Pero gracias a Dios, ustedes, aunque fueron esclavos del pecado, han obedecido de corazón las normas de la doctrina evangélica que se les han transmitido, y así, una vez libres del pecado, se han hecho esclavos de la santidad. Salmo ResponsorialSalmo 123, 2-3. 4-6. 7-8 R. El Señor es nuestra ayuda.Si el Señor no hubiera estado de nuestra parte,que lo diga Israel,si el Señor no hubiera estado de nuestra parte,cuando los hombres nos asaltaban,nos habría devorado vivosel fuego de su cólera. R. El Señor es nuestra ayuda.Las aguas nos hubieran sepultado,un torrente nos hubiera llegado al cuello,un torrente de aguas encrespadas. Bendito sea el Señor, porque no permitióque nos despedazaran con sus dientes. R. El Señor es nuestra ayuda.Nuestra vida se escapó como un pájarode la trampa de los cazadores. La trampa se rompió y nosotros escapamos.La ayuda nos viene del Señor,que hizo el cielo y la tierra. R….